El campo de golf de Cirueña funciona con la energía eólica y solar suministrada por Kliux

Kliux Energies ha realizado una instalación híbrida para la obtención de energía eólica y solar en el Rioja Alta Golf, el campo de golf de Cirueña, en La Rioja. En concreto se han colocado el mini aerogenerador de eje vertical Kliux de 4 kW y placas fotovoltaicas de 3,3 Kw con los que se obtienen la energía suficiente para abastecer varias de las necesidades energéticas del club.

Inicialmente, la energía generada por Kliux Energies abastece al pabellón de carga de carritos y buggies, oficina, campo de prácticas y lavapiés. El objetivo a medio plazo es ser 100% autosostenible mediante energías limpias, lo cual se puede lograr dimensionando adecuadamente el número de instalaciones híbridas a realizar.

Se trata de la primera instalación de una turbina de eje vertical en un campo de golf. Este innovador sistema de obtención de energía eólica está patentado por Geolica Innovations, laboratorio de I+D de Kliux Energies, y se diferencia de los molinos eólicos tradicionales por su posición vertical respecto al soporte y por su reducido tamaño (9 metros de altura).

Completan la instalación, las placas fotovoltaicas de 3,3 Kw que se han situado sobre el tejado de la Casa Club.

Los aerogeneradores de eje vertical pueden instalarse en zonas urbanas o aisladas de la red eléctrica y tanto en empresas como en viviendas, edificios públicos, fincas rústicas, etc. Se adapta a las necesidades energéticas y posibilidades económicas de cualquier usuario.

La utilización del sistema híbrido de Kliux Energies permite un acceso fiable a la energía si no se dispone de ella o es deficiente, una reducción de la factura eléctrica, una repercusión positiva de imagen y un soporte publicitario único.

Los aerogeneradores de eje vertical tienen múltiples ventajas respecto a los de eje horizontal: siempre están orientados al viento, giran con baja velocidad del viento, autolimitan su velocidad, son muy silenciosos, más estéticos por su reducido tamaño, resistentes y tienen una larga vida útil con un mínimo mantenimiento.

La instalación está situada a escasos cinco metros del Camino de Santiago, donde se ha colocado un panel explicativo de su funcionamiento en cuatro idiomas.